Presentación de «Islas de calor», de Malu Furche R.

Simón Ergas

*Este texto fue escrito para la presentación y lanzamiento del libro el 16 de marzo del 2022.

Malu Furche R., autora de Islas de calor.

Buenas tardes.

Primero, gracias por haber venido a este lanzamiento, después de tanto sin lanzar, y ahora sin saber cómo hacerlo. 

Para nosotres como editorial, siempre es un placer editar autoras y autores con primeros libros, momento en que los proyectos quizás necesiten más apoyo de parte de la edición.

También, por ser primeras obras, se vuelven un desafío en cuanto a difusión. Por eso quisimos invitar a nuestros distribuidores, a libreras, libreros y personas de prensa que han difundido en otras ocasiones nuestros libros. Sin ustedes, lo que hacen las autoras, lo que hacemos los editores, no quedaría en el aire porque igual quedaría impreso, pero seguiría en silencio.

Hace poco descubrí a Ursula Le Guin. Gringa. Escritora de ciencia ficción, de una ciencia ficción que podríamos llamar «literaria» por los enfoques que hace en el uso del idioma antes que en la tecnología.  

Ella era restringida por la crítica a ser leída como literatura «de género», cosa que la indignaba. Mientras que lo romántico, picaresco, las aventuras o la tragedia, eran simplemente literatura. 

Hay una columna increíble donde desató su furia y su talento contra Cormac McCarty, por la publicación de una de sus novelas. La carretera habla sobre un mundo postapocalíptico, distópico, que perfectamente podría entrar en el campo de la ciencia ficción, pero fue alabada como literatura (y no como literatura «de género»). Ursula Le Guin denuncia esa segregación y denuncia que un autor que no es «de género» cuando invade el territorio lo hace pésimo porque no sabe que sus formas son clichés.

Hay editoriales de ciencia ficción, o para precisar, como haría Ursula Le Guin, ficción especulativa. Pero ¿qué pasa cuando sacamos la ciencia ficción de la ciencia ficción? ¿Qué efecto podría tener que un libro con un mundo distópico, imaginado, ojalá imposible, aparezca en un catálogo que no se caracteriza por ser «de género»? ¿Se leerá de otra manera? ¿Recibirá la atención de un lector general y no, por decirlo de alguna manera, solo de los ñoños que vemos El mandalorian?

Para llegar a ese punto, no basta con un catálogo editorial donde se pueda insertar el proyecto, primero está el libro y el arduo y lento y persistente trabajo de escritura. Ya se enterarán de qué tratan estos relatos, por ahora, para entrar en ellos, me interesaría saber algunas cosa de Malu y de su proceso creativo en torno a Islas de calor.

1. La génesis del libro: de dónde viene la idea general, no cada cuento sino el mundo que armaste.

2. La gente que lee muchas veces no sabe que los libros cambian. Que el manuscrito original muchas veces no es lo que se publica. Háblanos de las transformaciones del libro. Distintas versiones, cambios radicales, quiénes intervinieron y cómo aportaron.

3. Este proyecto dio un paso importante: entró en una editorial. Cuéntanos esa estrategia discreta, traicionera, de meterte a un taller de los editores con un objetivo encubierto.

Simón Ergas, escritor y editor.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: