Espuma

Juan Puga

Espuma                                                                                       

Tengo la convicción de que no existes pero, sin embargo     te oigo cada noche cuando sube la marea. 

                                                                                                  Me desprendo de ti       gracias al oleaje. 

               La sal   se lleva todo consigo    hasta las cenizas de cigarro   que lloran tu presencia. Toda sal   materializa y monta en las olas   tu corazón vibrante 

                                                                                              que desaparece tras mis pisadas.                                                                     

                            De memoria las huellas traslucen tus costillas sobre la orilla. 

                                                                      La piel de tu voz   endurece   la membrana del 

                                                                                                                                   acantilado 

El descanso de tu lengua  

                                 late 

                                                                                                        detrás de mis bocanadas arrasadas    por    la    respiración    de    la    bahía.                                          Háblame

                                                                                                                                    por favor

dime donde dejaste tus pupilas                                   dime donde dejaste tu herida de gravedad

Desvelado poema   leo la vida que tuviste   la contrasto con la mía.  Tomo la vitalidad de la marea como antorcha 

                        que cae como esperma 

                                                            en las espaldas quemadas de la luna.

                                                                                                               Habitas este pequeño oasis de invierno.   Ahora que es tarde 

                        te invito a que vengas a regar este huerto de embarcaciones destruidas. 

                                                                                                                                   Cada beso

Tus labios en beso   son latas tatuadas en las capas del abismo. 

                                       Tu sello de vida. Tu resto de tierra.                                 Algo me queda en la boca   cuando salgo a caminar   a olvidarte. 

                                                          Por ahí   siempre te veo   carreteando   acostado                   tirado   en la animita de tu accidente.

                                                        Tirado en calidad de bulto. 

                                                        Puerto de tu poema 

                                     amortajado por los senderos 

                                                                                                                                   del viento.   

Todo ocurre al unir las pestañas con la arena quemada.   

                               Las flores de plástico         decoran la ausencia caída         como lágrimas derretidas en las mejillas de las piedras. 

                                                            Cada vez que puedo                               y me da el ánimo                                   

                                                                                 riego de plegarias incendiarias   los paisajes                                                              

              desembocados   en cruces   sin salida. 

                                                          Reclamo tu perdida. 

                                                       ¡por la concha de tu madre! 

                                                       golpeo todo lo que tengo a mano, 

                                                       pero solo consigo herirme 

                                                       como falso poema de pena 

Sangro   gracias a las astillas del espejismo.

                                                    Me lluevo en nuestra media agua.

                                                              Los retratos insignificantes   cubren las fugas del vértigo al reventar las olas   sobre tu rostro. 

                                Te encuentro 

                                al fin 

                                         al desorientar la mirada.   Estas   en las fechas sumergidas                      por el azul

 profundo 

del Pacífico. 

                   Estás ahí 

                                  justo donde   se quiebra la curvatura del mar, j

                                  justo donde   se arruga la superficie   en la bruma   costera. 

                                                                                                             El límite de mis palabras                  

                                                        se evapora. 

                                                                          Pierde deseo la gravedad.  

                                                                          Quiero escribir, pero me sale espuma.          Empujo lo arrastrado

me hundo 

me entierro. 

                     Humedezco la arena con mis dedos.   Brota sal por la boca.                                                 La efervescencia   suspende el oxígeno. 

                                                             Expulsado 

                                                             por el lenguaje 

                                                             de tu helado refugio   

                                           las fosas comunes y la marejada 

                                                             recogen al mundo con tus huesos. 

                                          Me absorbe tu vida.

El Pacifico emerge por todos lados de mis sentidos 

                                                                          nace desde un vértice desconocido de mi pulso.     

el ataque de tos   reventó la laringe   rajó los intestinos

                                                                                                                Invento la desolación en el vacío del estómago.   Aliméntame del oxígeno que escapa del agua de tu boca.    Inunda mis pulmones con los escombros que adoptaste. 

                                                       La arritmia flota en los telares desprendidos de la superficie.                       

                                                       El eco   arranca   de las paredes de mi piel                                           

                                                                                                                       la estructura de tu imagen. 

     La mandíbula y los caracoles se abren a la fuerza dando espacio a la presión de tu mundo.    La muerte emigra por la densidad de la habitación. 

Mi cuerpo como tierra ensancha sus piedras al mutar del fuego.                        Al abrir los ojos, me cubres de besos el cráneo, con tu beso de memoria,

                                                                               me dejas respirar bajo las corrientes marinas.

Pese a todo, tan convencido estoy de que no existes, que te aguardo en mi sueño como un secreto de vida o muerte, como una pueblesía que me habita y destroza-

El aliento   agitado   es traído por la espuma   que sacude la ciudad   recogiendo lo desperdiciado. Todo polvo llega al mar. 

Todas las luces son tragadas por la oscuridad.    

Solo la carroña se ha dado cuenta que estoy aquí

                                      La noche agarra todas sus estrellas y se manda a cambiar.    Un grito después de la luz   sopla las telarañas   de este archipiélago   tenebroso y despiadado. 

                                                                                                                 En cosa de segundos se reestructura mi columna   levantando el desierto   tras un espejismo de carretera.   Se tienden los horizontes   como canaletas   tras las montañas moradas. 

Tu cráneo perfila sus fisuras 

                                 quebradas como pómulos 

                                                                          dejados a su suerte 

por el vaho del mar. 

                                                                          Me encuentran      abandonado   sin signos vitales                                                                                                           al costado del camino

Me convenzo cada día del engaño de tú mirada

desgarrada   en los peñascos   donde las fieras hacen sus cantos.   Florecen por los desagües   de la colina inmaculada   nuevamente   tus latidos   como tajos 

                                                                           abren en cascada        la luz plasmada que achinan mis mejillas.   Tu reflejo   ingresa por la sombra   de mis pupilas de arena. 

                                                                                                    Ya no soporto   el mareo de nuestro encuentro

me desmayo 

al fumar   tu pensamiento. 

                                                                                                                   Tras perder el cielo mi único consuelo 

es enumerarte en lo incierto

                                                                                               uniendo tus huesos en la distancia. 

                                                                                                                  Contengo tu exceso en mi preocupación 

                               por respirar 

                              bajo el sueño.

Quisiera darte hogar en mi carne pálida. 

Podría 

imaginarte una acogedora pueblesía 

                                                                                                                donde vivas sin tejidos.

                                                                                                                    Pero debo emigrar de tu caída. 

No puedo seguir la espuma    de tu boca    que desintegra mis extremidades.           Plasmaré en mi vida 

tu recuerdo. 

                     Entrego tu rostro a la balanza del sol. Te dejaré ir en el olvido de su ascenso.


Juan Pugga (1994) es un habitante del sur de Santiago de Chile. Se inició en la escritura en la enseñanza media, donde halla en el ejercicio del pensamiento poético un vínculo experimental del lenguaje con su diario vivir. Desde entonces ha buscado desarrollar una técnica de expresión resistente a su pérdida de inocencia. Desde el 2019, ha podido publicar sus escritos en distintos medios digitales de Chile, Argentina y México. Ha sido antologado en fanzines autogestionados.  Mecha (2020) es su primer libro de poemas. Actualmente es tesista de Lic. En Lengua y literatura en la UAH, investigando la autoficción en las dos primeras novelas de Guadalupe Santa Cruz. En sus tiempos libres práctica la bibliofilia y la fotografía conceptual. 

Juan Puga, autor de Espuma.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: