«La brevedad es como un derecho humano»: Conversación con Tristán Vela, autor de El libro de alguien

Alcides Castro

Germán del Sol Stuven, mejor conocido como Mantoi en el (no tan) bajo mundo del rap también escribe poesía bajo el nombre de Tristán Vela, habiendo publicado ya varios de sus poemarios en la Editorial Cuarto Propio. Los libros de Tristán son 5, los discos no sé cuántos. Algunos ya no le gustan a él, pero a mí sí, me recuerdan a una etapa bien específica de mi adolescencia donde la pena se mezclaba con las ganas de escribir. Los libros los leí todos. Quiero entrevistarlo, pero no quiero hablar de rap. Conversamos, espaciadamente en el tiempo, por mail, mandándonos borradores, preguntas, respuestas, y alguna que otra sugerencia o reto. En un primer momento la entrevista iba a ser más general, pero justó todo calzó con la salida a las librerías de «El libro de Alguien», el último poemario que en realidad es una antología que recopila cuatro libros diferentes, así que la casualidad llevó a que nos centraremos en este lanzamiento, lo que leerán a continuación es una parte (la que nos gustó a ambos) de este intercambio de correos electrónicos. 

Detalle de portada de El libro de Alguien (Cuarto Propio, 2022)

El libro de Alguien se presenta como una antología que contiene 4 libros distintos escritos entre 2018 y 2022. ¿Por qué esta decisión de publicarlos juntos y no por separado como libros individuales?  Sobre todo si consideramos que la poética de cada uno es bastante particular en sí misma.

Porque la extensión de lo que considero un poemario podría ofender a algunos lectores. Porque hacer un sólo libro simplifica el trabajo de la editorial. Y porque así pueden comprarlo más barato. No me malentiendan. Para mí, la brevedad es como un derecho humano. Pero no corresponde que los lectores paguen por eso. Si Alguien encuentra muy largo el libro puede leer poco.

¿Qué es lo que los une a todos?

El período de tiempo en que los escribí. Uno tras otro, se oponen de una forma que me pareció complementaria. Y dinámica. Por ejemplo. Viene » El libro de Alguien « que habla sobre el yo. Luego viene » El arte de desaparecer » que es un curso intensivo en cómo perderle el rastro… Visto así, que sean tan diferentes es un motivo más para publicarlos juntos.   

.

En el libro abundan los epígrafes, lo que nos permite apreciar un amplio abanico de lecturas que van desde la poesía chilena hasta clásicos de la literatura universal. Quería preguntarte acerca de esta relación con la literatura en general y más específico con lo que podríamos denominar literatura clásica ¿cuán importante es la referencialidad de los textos? 

Depende para quién.  Para mí es importante porque me mantiene en diálogo con los demás escritores. Para el lector también es útil si quiere ampliar el significado de algún poema. Pero cualquiera puede disfrutar el libro aunque no haya estudiado ninguna cuestión. La lectura de mis poemas no tiene pre requisitos, con qué cara.

¿Es la lectura el principal combustible de tu escritura? ¿qué sucede con eso? 

No. Mi escritura se parece más al Burrito, ese tractor Ford de mediados del siglo veinte. Usa dos combustibles. Parte con lectura pero anda a base de lo que le echa la vida. Cuentan los antiguos que el honorable Burrito funcionaba con aceite vegetal e, incluso, con chicha. No lo he comprobado.

¿Cómo se nutre tu poesía de la tradición literaria más alejada en el tiempo? 

Mi poesía se nutre de la tradición literaria sin considerar ningún otro factor. La calidad de los textos es lo único que me importa.» Y en esto soy irreductible » *.

* Oliverio Girondo.

¿Existe algún problema o desfase en trabajar con fuentes que pudieran parecer tan alejadas de nuestro momento histórico?

Creo que esa lejanía es relativa. Un poema fome del año dos mil diez me queda mucho más lejos que uno entretenido de la Antigua Roma. El trabajo que hacen los traductores es increíble. Por ejemplo, el libro » Leseras » *. ¿ Lo conoces ? Nunca me habría imaginado que Catulo estuviera tan vigente. 

* Versos de Catulo ( 87 a. C – 57 a. C ) traducidos por el poeta chileno Leonardo Sanhueza.

Por otra parte, en el libro (o los libros) se aprecian una gran variedad de formas poéticas; verso libre, poemas de métrica rimada (algún soneto hay por ahí), haikús, poemas breves de un solo verso, etcétera. ¿Es esto una búsqueda de estilo? 

Según yo, más que una búsqueda de estilo, es mi estilo. Honrar a los grandes exploradores y pasearme por toda la geografía.

Entonces, dentro de lo que sería tu estilo ¿crees que hay ideas que resultan más apropiadas para ciertas formas en específico? 

Sí. Cada forma poética tiene su sensibilidad. A veces, incluso, su cosmovisión. Sampléese con el debido respeto.

Cuéntanos un poco de esta búsqueda de distintas formas poéticas.

Escritores como De Rokha, Lihn o Neruda ya mezclaban poemas libres y métricos en sus libros. Eso no es novedad. El capítulo » Inscripciones en un lugar insospechado «, donde están los poemas de un solo verso que mencionas, rinde homenaje a la poesía mapuche. 

Y » Del haikú. Supongo que me gusta. Lo más bonito » *.

* Tristán Vela, inédito 

Por otra parte, a lo largo de «El libro de Alguien» es recurrente el motivo de la naturaleza, desde los poemas-descripciones de Irlanda en La isla de piedra, al encuentro con la naturaleza en También guardé silencio, con -entre otros- sus guijarros y relámpagos, ¿Qué puedes contarnos de esta relación con la naturaleza? Considerando que este tema no está presente solamente desde este último libro, si no que se viene gestando ya explícitamente desde tu primer poemario El Percatarse (2012).

Hoy en día pienso que la naturaleza es un asunto bien serio. Esa criatura tierna y desprotegida que aparece en algunos documentales no se parece mucho a ella. No a la que yo he visto, por lo menos. Si fuera tu, tendría cuidado.   

Muchas veces la naturaleza parece como un lugar de refugio de los hablantes, quiénes da la impresión de que quieren escapar de la vida de las ciudades y su ritmo vertiginoso, ¿Es la ciudad un espacio, a falta de otra palabra mejor, negativo en tu escritura?

Si «negativo» quiere decir «malhechor» entonces no, en absoluto. Nací en San Carlos de Apoquindo. Y nadie ha escrito de mi barrio con más amor que yo. Puedo probarlo. 

¿Son, entonces, las pequeñas cabañas, los bosques, los lugares poco habitados dónde los hablantes pueden estar a gusto? 

En efecto. Hay cabañas en lugares poco visitados del bosque donde al escritor le va de maravilla. 

A su vez en El libro de Alguien, se evidencia un trabajo de querer desarrollar de forma exhaustiva ciertos temas, como en esta especie de diario de viaje que es La isla de piedra, o en la historia de Alguien que le da el título a la antología, o incluso en el apartado que habla del motivo de desaparecer. ¿Qué sucede con esta intención de abarcar un tema/motivo/espacio de modo tan minucioso? ¿Hay una idea de agotar a esos temas?

No, mi intención es quererlos. Porque así, quizás, los voy a entender. 

Digamos, ¿de sacarles el jugo?

Con respecto al capítulo «La isla de piedra» sí, es verdad. Quería sacarle el jugo al viaje. A fin de cuentas, ya estábamos allá, «hecho que no ocurre todos los días». Cuando volvimos hice un par de poemas. Fue una forma de quedarme por más tiempo. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: